El Lustgarten, un hito del Berlín unificado

El Lustgarten (“Jardín de Recreo”) es un parque ubicado en la Isla de los Museos en el centro de Berlín, cerca del antiguo Palacio Real de Berlín, del que formaba parte en un primer momento. En distintas épocas de la historia, este parque se ha utilizado  como campo de desfiles, lugar para mítines políticos  y parque público.

Este mágico jardín se extiende frente al Altes Museum. Parece llevar en este sitio desde siempre, si bien en realidad no tomó su aspecto actual hasta hace poco, en concreto, a finales del siglo XX.

El Lustgarten

En 1573,  el famoso príncipe elector Juan Jorge mandó  drenar una ciénaga al lado del castillo con el fin de plantar frutas y hierbas. También se plantaron las primeras “Tartufeln” (patatas). Durante el siglo XVII el Gran Príncipe Elector convirtió el jardín en su propio “jardín del placer”.

Sin embargo, con Federico Guillermo I se retiraron las estatuas, grutas, fuentes y la exótica vegetación. Todo para convertir el lugar en un acmpo de adiestramiento militar.

A fines del siglo XVIII, Federico Guillermo II ordenóe que el Lustgarten se volviese a ajardinar. Tras la edificación del Museo Altes Museum), Schinkel y Peter Joseph Lenné reformaron  el Lustgarten, tanto arquitectónica como paisajísticamente. Durante el siglo XX, el jardín se transformó en un sitio para organizar asambleas políticas. Los nazis lo allanaron y pavimentaron para usalor con motivo de sus  desfiles masivos y manifestaciones.

Luego, la República Democrática Alemana dejó el pavimento,  pero plantó tilos alrededor del campo de desfiles para reducir su apariencia militar.  Además,  se demolió el Palacio Real y  fue sustituido por el Palacio de la República.

Tras la reunificación alemana en 1990, se pensó en restaura el Lustgarten lo cual se llevó a cabo entre 1998 y 1999 hasta convertir a este parque en un hito del Berlín unificado.

Por último, la mayor atracción del Lustgarten es  el cuenco de granito. Fue considerado una maravilla del mundo en la época de Biedermeier y suponía uno de los atractivos para los visitantes en el Berlín imperial del s. XIX. Pesa más de 70 toneladas y se trasladó a Berlín en un bote por el río Spree, en 1828. En su inauguración, en 1834, se preparó un desayuno espectacularl: cerca de 40 personas sentadas en el cuenco.

Foto vía Youtube

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *